Archive Page 2

Identidad Suspendida: La verdad tras el tinglado

por Carlos Reyes

Vicente y Gabriel, un GAP (Guerrero Autómata Personal) permanecen ocultos en la periferia de Santiago. Vicente y Gabriel trabajan para La Compañía. Vicente no está seguro de quién es y sus recuerdos se disparan en un collage psicótico. Gabriel, partidario y practicante de la tortura, es una insana, peligrosa y desequilibrada máquina de matar. Ambos, muy cercanos a la iconografía de dos CNI de la dictadura militar en clave fantástica, son los protagonistas de este mundo pintado por Sergio Amira en su novela: “Identidad Suspendida”. En sus páginas el autor devela la realidad tras las apariencias del mundo, mero tinglado en el que nada es lo que parece. Las páginas de esta novela corta publicada en la colección “Viaje al Fin de la Noche” de Mago Editores nos presenta a Vicente y su identidad fragmentada que bascula buscando su centro. En una anterior aventura ha sido despojado de un elemento central para su labor de agente, le ha sido extraído su nódulo Akhásico (langosta conservada en líquido amniótico, especie de módem orgánico capaz de conectar directamente el cerebro a Internet) Mientras, en el espacio, FASat- Alfa se alza como parte integral de una conspiración global y motor central de la mayor red de espionaje y análisis de la historia (“Nadie es más poderoso que la compañía”) Organización cuyos mojones mutan a cada momento re-des-dibujando un paisaje cercano a la paranoia: “La Compañía existe por y para la explotación de los recursos de ésta y todas las tierras del multiverso”, incluyendo, naturalmente, a los seres humanos.

Con esta novela Amira bebe de la vertiente de la CF más delirante, cercana a los mundos paranoicos de Philip K. Dick y a esa escuela que se ubica en el límite de la aprehensión lineal, con la que de paso rinde un homenaje al inevitable mentor: William Burroughs. El viejo e impertérrito Bill también se las ingenia para habitar el universo de Amira poseyendo para la ocasión el cuerpo de uno de los tantos espectros de la Plaza de Armas de Santiago de Chile: “El viejo era muy delgado y proyectaba una esquiva figura paterna, como de maestro. Vestía ropa formal: Traje, corbata y un sombrero que aumentaba el misterio de sus intensos ojos”.

Continue reading ‘Identidad Suspendida: La verdad tras el tinglado’

Advertisements